Expedición buscando un ingreso al Inca Pillio
por el Este

~
Abriendo nuevas huellas 4x4


FOTO: Pablo PEZZANO
Hacia un gran signo de interrogación...


Era marzo del año 2.011 y el reiterado desafío consistía en llegar a la laguna Corona del Inca por el este.

Ya lo habíamos intentado infructuosamente en una memorable expedición exactamente dos años antes, por el sudeste, por el río Bonete siguiendo la traza y la idea de Ricardo Mazzone quien también tuvo que claudicar un tiempo antes, ante los groseros obstáculos que le ponía por delante la naturaleza.

En aquella expedición del 2.009 pudimos avanzar bastante en tres arduos días de travesía, pero los mallines de las nacientes del río Punillas nos detuvieron irremediablemente.

Esta vez intentaríamos una nueva vía (ya investigada también por Ricardo Mazzone), por los filos, abandonando el lecho del río que se cubre de altísimos coirones e impasables mallines.

Sabíamos que Ricardo tampoco había tenido éxito por esta variante, pero igualmente insistiríamos. El “no se puede” ya lo teníamos, íbamos por el “¡ Sí, se puede ! “

Tampoco ingresaríamos por Jagüé y el lecho del Río Bonete. Es una lindísima travesía pero muy exigente para hombres y máquinas como para repetirla.
Ingresaríamos por el norte, por donde salimos en aquella accidentada expedición en la que nos sorprendiera la nieve una noche en la cima de un cerro de 4800 metros de altura, esto es por la Laguna de los Aparejos, camino al Pissis.

Cinco camionetas con nueve travesistas; Denis Garione, Jorge Alonso, Jorge Jaime, José Samassa, Pablo Pezzano, Pablo Anastasio, Christian Germain, Sergio Zerega y quien les cuenta esto Eduardo Cinícola eran de la partida.

No fue nada fácil, ya lo veremos en fotos.

           
EDUARDO CINICOLA
Marzo de 2.011            

Quienes fuimos en esta nueva expedición


 

LAS FOTOS


FOTO: Jorge ALONSO
Ingresamos por La Coipa...


FOTO: Jorge ALONSO
con rumbo a la Laguna de los Aparejos.


FOTO: Jorge ALONSO
Pasamos por la antigua mina abandonada.


FOTO: José SAMASSA
Luego le apuntamos a la Laguna de Las Tunas.


FOTO: Jorge ALONSO
Ya la grandiosidad del paisaje se impone sobre la pequeñez de las máquinas.


FOTO: Jorge ALONSO
Pocos kilómetros más al sur, Christian Germain con Pablo Anastasio intentan las primeras búsquedas hacia el oeste.


FOTO: Jorge ALONSO
No hallan salida de la quebrada y regresan.


FOTO: Eduardo CINICOLA
Pasada el abra de 4600 m de altura se abre ante nosotros un imponente paisaje enmarcado en volcanes.
Allí está el Bonete Chico cuyos 6.759m de altura lo ubican como tercero en el ranking mundial.


FOTO: Eduardo CINICOLA
A su lado, un volcán que con sus casi 6.000 metros de altura (5.966), es más alto que cualquier montaña del subcontinente Europeo,
más alto también que el más alto monte de África, de Oceanía o de América del Norte.
Aquí es simplemente "uno más", que ni siquiera ha tenido la honra de recibir un nombre.


FOTO: Eduardo CINICOLA
El Bonete "Chico", no se llama justamente así por tener menor altura que su homónimo Bonete "Grande",
sino simplemente porque el perfecto "Bonete" que se forma en su cima es más chico que el "bonete" que se forma en la cima del grande
que se ubica justamente al norte de la Laguna Inca Pillio y "solo" mide 5.868 metros de altura.


FOTO: José SAMASSA
Y ya que hablamos de "bonetes" y de cimas, quería mostrarles esta otra foto
donde podemos observar, bien a la derecha una "copia" casi exacta del Vn Bonete Chico.
Vean un bonete idéntico acompañado de un mismo extenso domo al norte (a su derecha).
De no verlos a los dos juntos es muy fácil confundir uno por otro, sin embargo el segundo (que parece aún más alto) es un ignoto desconocido
a quien mal hemos llamado Peñas Azules de 6.220m.

Su "Bonete" que mide seguramente unos 6.200m ha sido denominado Co Sgto Federico,
en honor a Federico Kirbus, incansable difusor de las bellezas que nos entrega la práctica del turismo aventura.


FOTO: Denis GARIONE.
Christian Germaín quiere tomar las fotos más de cerca, y allá se adelanta.


FOTO: José SAMASSA
El tema es que mirando y fotografiando bonetes...


FOTO: José SAMASSA
Acabamos en un altísimo balcón frente a una "indescifrable" vega.
Indescifrable porque no sabíamos si nos iba a permitir pasar, ya que si no lo hacía...


FOTO: Pablo ANASTASIO
... el regreso parecía imposible.


FOTO: Pablo ANASTASIO
Bajamos un poco caminando, otro poco con las chatas...


FOTO: Pablo ANASTASIO
y otro poquito más...


FOTO: Pablo PEZZANO
Jorge arriesga un poco más con su Hilux.


FOTO: Pablo ANASTASIO
Pampa estudiaba seriamente las curvas de nivel...


FOTO: Sergio ZEREGA
... la consistencia del terreno y los cambios de pendiente.


FOTO: José SAMASSA
Denis consultaba conciensudamente la Guía Filcar


FOTO: José SAMASSA
Mientras Pablo lo meditaba seriamente...



Finalmente decidimos tirar la Cherokee, por ser la más liviana y quizás la más fácil de rescatar si es que no podía subir por sus propios medios...
 


FOTO: Sergio ZEREGA
Mientras bajábamos las ruedas ya se iban hundiendo en el "chocolate rallado".
¿Será posible remontar esto...?


FOTO: Pablo PEZZANO
No. Finalmente sucedió lo previsible...
Si seguíamos para adelante no regresábamos nunca más !!


FOTO: Pablo PEZZANO
Ese acarreo no renía la menor consistencia como para dar sustento a la tracción de la Cherokee.


FOTO: Pablo PEZZANO
Faltaban cientos de metros para llegar a la vega y no teníamos tanto cable para el rescate.


FOTO: Sergio ZEREGA
Hubo que armar una cadena de rescatistas.
Desde unos 90 metros, nos "malacatearía" Denis.


FOTO: José SAMASSA
Mientras que 50 metros más atrás Pepe oficiaba de ancla de Denis
para que no fuéramos ambos a parar al fondo de la olla..


FOTO: Pablo PEZZANO
Más atrás Christian con su Hilux plateada oficia de "ancla del ancla" aguantando a la Ranger de Pepe.
Sería imprescindible para cuando hubiera que remontar las más de tres toneladas de la TLC de Denis
que como vemos no puede recular por sus propios medios.


FOTO: José SAMASSA
Eslinga y plasma estirado al máximo
y a remontar la Cherokee con Eduardo y Pampa en su interior.


FOTO: Pablo PEZZANO
La Chero ya "rescatada" logra remontar la pendiente marcha atrás, hundiendo la trompa en el traicionero acarreo.
Luego hubo que remontar a Denis.


FOTO: Pablo PEZZANO
Mientras tanto Panastas estudiaba minuciosamente el suelo...


FOTO: Denis GARIONE.
Mágicamente. allá arriba, en esas alturas desoladas, descubrimos un refugio...


FOTO: Jorge ALONSO
¿Quién y por qué habrá construido un refugio en aquel ignoto lugar?


Finalmente logramos salir de aquel embrollo en que nos habíamos metido.

Pero allí no terminarían nuestros problemas, más bien podríamos decir que allí comenzaron...

Igualmente los muchachos no se preocuparían mucho ya que "problemas" era lo que iban a buscar

Volvimos al filo. Circulamos por el mucho más al sur y desde allí tomamos coraje para tirarnos a la vega de la incógnita.

Esta resultó un hueso duro de roer...

Creo que no se salvó nadie.
Todos de una u otra manera tuvimos que recibir ayuda de nuestros compañeros en un aceitado trabajo de equipo.

Mientras unos ayudaban a otros en sus problemas, los otros avanzaban a investigar buscando la forma de seguir hacia adelante.

 


FOTO: Eduardo CINICOLA
El principio no fue tan traumático.
Si bien había mucho coirón y mucho pozo, había también sectores secos por donde podíamos transitar.


FOTO: Sergio ZEREGA
En realidad nos engolosinamos y pensamos que aquello sería solo un trámite.


FOTO: José SAMASSA
Desde allá arriba, desde el filo nos tiramos y veníamos circulando por la vega,


FOTO: Eduardo CINICOLA
Hasta que empezaron las complicaciones...


FOTO: José SAMASSA
La vega empezó a mostrar las garras...,


FOTO: Jorge ALONSO
Más complicaciones...


FOTO: Sergio ZEREGA
Las traicioneras grietas aparecían si previo aviso.


FOTO: Jorge ALONSO
Todos fuimos cayendo uno a uno...


FOTO: Jorge ALONSO
Por momentos esquivávamos la vega transitando por los costados.


FOTO: Jorge ALONSO
Para luego tener que tirarnos de cabeza nuevamente a su lecho.


FOTO: Sergio ZEREGA
Y vuelta a encajarnos...


FOTO: Pablo PEZZANO
Y vuelta a ayudarnos mutuamente...


FOTO: Pablo PEZZANO
Para la pesada TLC hacían falta dos malacates...


FOTO: Pablo PEZZANO
Para la Chero, a veces un "eslingazo" era suficiente.


FOTO: Sergio ZEREGA
La vega lucía hermosa,


FOTO: Sergio ZEREGA
Debíamos cruzar permanentemente el arroyo central de un lado a otro.


FOTO: Sergio ZEREGA
A veces con suerte...


FOTO: Sergio ZEREGA
A veces no tanta...


FOTO: Sergio ZEREGA
Por momentos parecía un hermoso paisaje para picnic de fin de semana...


FOTO: Sergio ZEREGA
Pero pronto la naturaleza se encargaba de mostarnos que no nos lo haría tan fácil.


FOTO: Sergio ZEREGA
Si bien todos nos encajábamos de una u otra manera,
Había alguien que se empecinaba...


FOTO: Jorge ALONSO
Parece que necesitaba lavar los bajos de la chata...


FOTO: José SAMASSA
El dice que lo hacía para hacerlos practicar técnicas de rescate a sus compañeros


FOTO: José SAMASSA
En esta se salvó por poco de quedar colgado de la cascadita.


FOTO: José SAMASSA
El sol se estaba poniendo y nosotros estábamos muy lejos del objetivo.


FOTO: Eduardo CINICOLA
La vega se angostaba y el arroyo se ensanchaba y se abría en varias ramas a medida que recibía más y más afluentes.
Por un lado eso hacía más ¿fácil? los vadeos, pero... hasta donde se angostará la quebrada...?


FOTO: José SAMASSA
Con la última claridad nos metemos por una quebrada lateral hacia el Oeste y arriba,
buscando subir al filo norte de la quebrada del río Punillas.


FOTO: Sergio ZEREGA
Allá abajo quedó la quebrada lateral por la que transitábamos,
Con la Cherokee logramos llegar hasta acá arriba, nos faltaban apenas treinta metros para el filo,
pero, se acabó el piso. No más sustentación.
Ante ese panorama el resto de los muchachos ni lo intenta, a excepción de Denis, que luchará hasta el final.


FOTO: Pablo PEZZANO
Allí mismo decidimos que por ese día era suficiente y armamos campamento,
bajo las estrellas y a 4.200m de altura.


FOTO: Pablo PEZZANO
Pronto aparecería el intenso frío de las noches de alta montaña.
A tomar las sopitas calentitas y a la cama ... !!


FUE OTRA JORNADA EN QUE NOS ATRAGANTAMOS DE PAISAJES, ENCAJADAS Y SALVATAJES
Y, A PESAR DE TODO (O A CAUSA DE ELLO) ESTÁBAMOS CONTENTOS.
HABÍAMOS LLEGADO CASI AL MISMO SITIO QUE EN LA EXPEDICIÓN ANTERIOR PERO EMPLEANDO SOLO UN DIA
CUANDO LA ENTRADA POR EL RIO BONETE NOS HABÍA INSUMIDO TRES.
EL DÍA SIGUIENTE SE SABRÍA LA VERDAD RESPECTO A ACCEDER POR ALLÍ AL INCA PILLIO

  Sigue acá ...

           
EDUARDO CINICOLA
Marzo de 2.011            



Menú Principal de VIAJEROS 4x4

Si quieres dejarnos tu opinión
o ver los Comentarios de otros Visitantes,
puedes ingresar a nuestro
Libro de Visitas


Todos los Tracks y WPTs relevados en esta expedición los encontrará en ViajerosMapas.