Vn. Ojos del Salado - Catamarca
4ta Expedición en 4x4 y motos - Vertiente argentina
Abril de 2.012

FOTO: Jorge JAIME

MUSICA de FONDO                     [volumen]........


Ojos del Salado vertiente argentina, cuarta expedición.

Varias veces nos internamos en la zona de los seismiles, en la provincia de Catamarca. Muchas de ellas lo hicimos en el afán de subir por la cara oriental del Ojos del Salado, (la más dificultosa y más nevada), hasta donde nuestros vehículos a motor y nuestros pulmones resistiesen.

Esta era una más.
Otra vez chatas y motos. Otra vez el frío, la puna, el cansancio, los dolores de cabeza, los revoltijos de estómago.
Otra vez el placer de estar en la montaña.

Nos debíamos reunir en el "modesto" hotel de Cortaderas, sobre la RN60 a mitad de camino del Paso de San Francisco.

En realidad pasaríamos a buscar a Néstor, Santiago, Javier, Alberto y Pablo que se nos habían adelantado por más de un día arrimando las motos a la montaña.

Ese día extra lo iban a emplear en exploraciones de nuevas vías de acceso al Camp 1.

Detenidos a pernoctar en Tinogasta, llegamos tarde al encuentro y, en el hotel, solo encontramos a Jorge Alonso con su copi Jorge Jaime que habían llegado en su 4x4 la noche anterior a dormir allí, tentados por sus comodidades.
Los motociclistas ya habían partido hacia el campamento 1.

No nos dejaron noticias muy claras acerca del intento de adentrarse a la cordillera por el río Cazadero, que era lo que iban a investigar. Sabíamos que no lo lograron, pero no sabíamos el por qué. Y… no nos íbamos a quedar con la intriga, así que allí nos metimos con las chatas a verificar si esa entrada era viable y en caso negativo cuál era la causa.

Ya cinco o seis años atrás, una "patrulla" de reconocimiento que desprendimos transitoriamente de la columna principal, se había adentrado por allí con resultados negativos, pero, el año anterior, desde la Quebrada del Carbón, al pié del Vn Nacimientos del Cazadero (allí donde provienen las aguas de los arroyos que formarán ese río), vimos unas "sospechosas" huellas que apuntaban a la RN60 y supusimos que si había huellas que acompañaban al río, estas indefectiblemente deberían llegar hasta el asfalto de la ruta internacional.

Bueno. Tuvimos el "placer" y la pérdida de tiempo de comprobar que esto no era así.

Quienes fuimos


 



Mapa de la zona tomado de ViajerosMapas.com



Tal cual lo sabido, cuando llegamos a "El Chorro" (un salto de unos tres metros de altura que efectúan las aguas del Cazadero), no solo el se interponía en el camino sino también una terrible e ¿irremontable? bajada a una olla de arena.

La incertidumbre se acentuaba porque no veíamos como continuaba la traza del río hacia el Oeste. No podíamos divisar si, una vez zambullidos a la olla, podríamos continuar por la vera del río o si este se encajonaba entre paredes de roca.

No había otra alternativa que, bajar y ¿caminar? o… tirar una chata.

Habíamos quedado en punta en la TLC de Denis Garione así que, casi sin pensarlo, cometimos la torpeza de tirar la chata mas pesada a la olla de arena, sin considerar cómo haríamos para sacarla de allí si no podía salir por sus propios medios.

Ni bien llegamos abajo hacemos un primer intento de salida y… apenas podíamos remontar el primer tercio de esa pared sin sustento cuando la TLC se hundía irremediablemente.

Nos olvidamos de como salir y nos fuimos a investigar.

Desde cerca las cosas y la perspectiva cambian notablemente. Aquel primer cruce del río, aguas arriba de la cascada, que tan fácil parecía visto desdelo alto, era realmente impracticable.

Sin cruzar, entonces, fuimos remontando aguas arriba por la vera norte del Cazadero y, a poco de andar, vemos como este se encajona y, solo una huella de mulas en la empinada ladera es lo que continúa.

Luego supimos que por allí se habían metido las motos, pero se les complicó sumamente con el cuadriciclo que, sin espacio para maniobrar, casi se les vuelca en varias oportunidades y les demandó un árduo trabajo poder ponerlo en posición de regreso.

Para las camionetas allí terminaba el palo.

Volvamos a resolver el problema de como salir de la olla…

La suerte hizo que, en un chispazo de inspiración y con las indicaciones de El Pampa sumado a su "pie de plomo", Denis pudiera remontar casi el 75% de la cuesta que nos sacaría del caldero, montado en la huella de animales que ya había sido utilizada por un cuadriciclo. (Si una mata mal ubicada no nos hacía perder altura y velocidad, creo que lo hubiésemos logrado).

Pero luego, tres malacates con polea de renvío fueron menester armar para, metro a metro, remontar las más de tres toneladas de la TLC el 25% de pendiente restante.

Allí se plantaron en el borde Pablo Anastasio, Jorge Alonso y Pablo Pezzano (Pexa) con su Jeep a cinchar una y otra vez con sus malacates mientras la TLC no podía ni siquiera hacer girar sus ruedas con fuerza motriz sin hacer un profundo surco entorpecedor en el suelo.

Después de una media hora de trabajo ya estábamos todos arriba, saliendo hacia la RN60 a buscar la entrada conocida y "segura" abierta por nosotros años antes, por Las Lozas, que nos llevaría al Camp 1 donde nos debían estar esperando las motos.

Eran más de las 13:00 Hs. El camino hasta el campamento 1 debería demorarnos unas 4 o 5 horas, pero no es conveniente avanzar más allá dado que venimos de los 1500msnm de Tinogasta y será nuestra primer noche a 4.200 sin mayor aclimatación.

Siguiendo, en principio, los tracks de nuestras anteriores incursiones, nos adentramos al "Gran Circo de volcanes", pero como no nos gusta repetir caminos, decidimos investigar otra traza que mejorara lo que ya conocíamos.

Podía ser una buena idea… o no.

Bueno, no fue tan buena en principio, ya que si bien terminó siendo más corta, para su desarrollo nos metimos en lugares complicados y molestos pedregales, antes de hallar cómo esquivarlos.

Finalmente no debió haber sido tan mala, porque llegamos al campamento con solo una hora de retraso con los motociclistas que allí nos estaban esperando con sus carpas recién armaditas.

Abrazos, mimos, comidita y… a la cama.


 


FOTO: Jorge ALONSO
Los muchachos preparándose para la partida al campamento 1.
La moto de Néstor viajará en la chata de Javier, junto con carpas, vituallas y combustible extra.


FOTO: Jorge JAIME
Néstor tripulará el cuadriciclo de Javier.


FOTO: Jorge JAIME
Pablo, Alberto y Santiago irán montando sus motos.


FOTO: Jorge ALONSO
Nosotros partimos más tarde a investigar la entrada por el Cazadero.
Hasta que llegamos a una gran olla.


FOTO: Pablo PEZZANO
Y se tiró no más Denis.


FOTO: Jorge ALONSO
¿Podrá volver? es la pregunta que nos hacíamos todos.


FOTO: Pablo PEZZANO
Alfredo, viendo lo que venía pensó... Mejor desinflemos...


FOTO: Eduardo CINICOLA
Abajos nos esperaba "El Chorro" y el Cazadero encajonado.


FOTO: Eduardo CINICOLA
En la orilla opuestas veíamos unas huellas, pero no hallábamos la manera de llegar allí.


FOTO: Jorge JAIME
Con Denis investigamos vanamente.
Al fondo de un profundo zanjón corria el hilo de agua del río Cazadero.
Veíamos las huellas de las motos, pero por allí era imposible meter las chatas.


FOTO: Jorge JAIME
Cuando decidimos regresar, la TLC trepó y trepó hasta que el suelo le dijo ¡Basta!.


FOTO: Eduardo CINICOLA
La ceniza volcánica no tiene consistencia y las ruedas se van para abajo cuando intentan traccionar..


FOTO: Eduardo CINICOLA
Allá está la salvación.


FOTO: Pablo PEZZANO
Dos y luego tres malacates fueron necesarios para izar las más de tres toneladas de la Toyota.


FOTO: Eduardo CINICOLA
Volvemos al asfalto de la RN60 y, con rumbo norte, por la Quebrada e Las Lozas,
comenzamos a ver la inconfundible silueta de gorro frigio del Ojos del Salado y dos de sus cumbres secundarias.
Estamos a 50Km en línea recta, pero su gran tamaño lo hace parecer más cercano.


FOTO: Jorge ALONSO
También, a "solo" 25Km, asoma su imponencia el Vn Incahuasi (6.610m).


FOTO: Eduardo CINICOLA
Finalmente abandonamos la RN60 y nos metemos en tierra de maravillas.


FOTO: Diego TOGNETTI
Debemos "negociar" un amplio arenal.


FOTO: Jorge ALONSO
Donde las profusas lluvias veraniegas hicieron crecer una infrecuente vegetación.


FOTO: Sergio ZEREGA
Más arenales hacen cinchar a los motores.


FOTO: Sergio ZEREGA
Ya asoma el Ojos de las Lozas.


FOTO: Sergio ZEREGA
Luego vinieron las piedras.


FOTO: Sergio ZEREGA
Grandes extensiones cubiertas de piedras.


FOTO: Pablo PEZZANO
Y más piedras...


FOTO: Pablo ANASTASIO
Y más piedras...


FOTO: Jorge JAIME
Y más piedras...


FOTO: Pablo ANASTASIO
Escoriales...
Allá estamos en el fondo de la foto, con Denis explorando y buscando dibujar una nueva traza.


FOTO: Jorge ALONSO
Más escoriales...


FOTO: Pablo ANASTASIO
Siempre abriendo una nueva huella hacia el Ojos.


FOTO: Sergio ZEREGA
Asi llegamos al campamento 1.


FOTO: Eduardo CINICOLA
Con los últimos rayos de sol los muchachos se van ubicando.


FOTO: Eduardo CINICOLA
Alberto recupera fuerzas sentado en la tapa de la caja de la chata de Javier.


FOTO: Jorge ALONSO
Las carpas están armadas, el sol se fué, se viene el frío a 4.200 metros de altura.


FOTO: Pablo PEZZANO
Para combatirlo Pexa prepara unos deliciosos alfajorcitos de maizena con dulce de leche.


HABÍA SIDO UN DÍA AGOBIANTE PARA LOS CUERPOS
PERO EXCELSO PARA LAS ALMAS
OJALÁ LAS FUERZAS ALCANCEN , SOBRE TODO A LOS MOTOCICLISTAS
PARA LA DURA JORNADA QUE NOS ESPERABA AL DÍA SIGUIENTE.

  Sigue acá (Día 2) ...

           
EDUARDO CINICOLA
Abril de 2.012            



Menú Principal de VIAJEROS 4x4

Si quieres dejarnos tu opinión
o ver los Comentarios de otros Visitantes,
puedes ingresar a nuestro
Libro de Visitas


Todos los Tracks y WPTs relevados en esta expedición los encontrará en ViajerosMapas.