Con amigos...      

Gran Cráter del Volcán Galán

Diario de viaje

Página 1

Las fotos están en su tamaño máximo

Febrero de 2003


Había pasado varias veces por "la puerta" de este gigantesco cráter. Pero nunca con el tiempo suficiente para ingresar, así que cuando en Path4x4 y la Peña5x5 surge la idea de recorrerlo como parte de una expedición mayor, que incluía la búsqueda de una "bajada" hacia el valle Calchaquí superior ademas de:

  • La Cuesta de Randolfo
  • La Laguna Blanca
  • El Portezuelo Pasto Ventura
  • El Campo de Piedra Pómez
  • La Laguna y Volcán Carachi
  • Antofagasta de la Sierra
  • El Peñón
  • Laguna Grande
  • Ingresar al Cráter mas grande del mundo (30x40 Km)
  • Apreciar la Laguna Diamante en su interior
  • Lograr la "Confluencia mas alta" (Intersección 26 Sur 67 Oeste)
  • Descubrir "La Perla del Galán"
  • Ubicar la ignota "Colifalla"
  • Y salir por el Norte, por el Salar del Hombre Muerto.

Les decía, cuando surge esta idea no dudé en integrarme al grupo que lo intentaría.

Fui, por primera vez, de acompañante.

Iba en la camioneta de Gregorio, (un tipazo).

 

Viajamos toda la noche del viernes y el sábado completo, hasta llegar, cerca de la medianoche a Belén, (Pcia de Catamarca).
Habíamos partido de Buenos Aires, 1340 km atrás.

El Domingo, salimos (no muy temprano, tipo... 11 de la mañana) hacia La Puna.

Pasaríamos El Eje, Villavil, la Cuesta de Indalecio (Pachado), dejaríamos a un costado la antigua "Cuesta de Randolfo" y...

En la puerta de acceso a La Puna, gigantescas montañas de arena, pura y fina, nos esperan como fieles centinelas y nos dan la bienvenida.

Continuamos camino por la altiplanicie, nos dirigimos hacia la Laguna Blanca (área Natural Protegida). Ya les conté algo de cuando pasamos por aquí en el invierno de 1998.


El traqueteo de la ruta desacomodaba los bartulos de los portaequipajes.



Unos kilómetros mas adelante nos desviamos por la huella que, hacia el norte se dirige a la Laguna Blanca.

 

Continuamos camino, pasamos por el portezuelo de Pasto Ventura, justo a 4.000 metros sobre el nivel del mar y comenzamos a ver la gran hoyada que componen el Campo de piedra pómez, la laguna y salar de Carachi Pampa y la continuación del Salar de Antofalla.

Bajamos hasta el pequeño poblado de El Peñón.
Unos pocos kilómetros mas adelante encontramos la huella que se dirige hacia Carachi Pampa.

Nos adentramos en aquel paisaje de otro planeta, en un ambiente en que parece no haber ningún tipo de vida, excepto la nuestra.


Nos dirigimos en línea recta hacia uno de los cientos de volcanes que tapizan este paisaje, es el Carachi, a cuyo pié se encuentra la lagúna homónima.

Es sumamente renegrido, y enormes lenguas de lava solidificada bajan por sus faldas y le dan forma, como chorreaduras de vela derretida.

Por un instante, la Laguna/salina de Carachi Pampa brinda la suficiente humedad como para que la vida aparezca

Pero son solo unos pocos matorrales y, vuelta a la sequedad y a la tierra yerma.


Continuamos sobre aquel terreno avanzando en busca de la piedra pómez.
Detrás una gran "torta" de lava se recorta en la planicie.

Ya llegamos.

Esa piedra blanquecina es la piedra pómez, también llamada pumita.

Es volcánica, esponjosa, frágil, de color agrisado y textura fibrosa; se usa para desgastar y bruñir.

El Campo de Piedra Pómez se extiende por varios kilómetros cuadrados. Semejan gigantescos hongos pétreos y nos hace imaginar que nos hemos metido en una de esas páginas de los libros de cuentos.


Esa noche dormimos en Antofagasta de la Sierra.
No debimos recurrir a los gendarmes por alojamiento como en 1.998. Ahora hay Hostería y muy bonita por cierto.


La mañana siguente nos encuentra dando vueltas y vueltas antes de partir.
Debíamos retroceder unos 70 kilómetros (esquivando volcanes) hasta el Peñón, no mas de una hora de travesía.

Finalmente arribamos pasado el mediodía.
Ultimas compras antes de despedirnos por unos días de la civilización, un poco de pan.

Desde el mismo pueblo de El Peñón, se desprende la huella que comienza el ascenso hacia el cráter del volcán Galán.

Allá vamos, siguiendo las huellas en el camino y los "tracks" o "caminos" grabados en las memorias de los GPSs, que nos proveyeron algunos amigos que hicieron el trayecto antes que nosotros.

La pantallita electrónica nos guía por lechos de ríos secos, donde se deben esquivar piedras grandes y medianas para evitar dañar a los vehículos.

El paisaje "nos come" y pasamos a ser simples guijarros que se mimetizan entre otros tantos guijarros de aquella inmensa planicie levemente inclinada.

Viajamos a mas de 4.500 metros de altura y el oxígeno escasea.

Las altas cumbres, parecen leves lomadas desde el nivel que alcanzamos.

Las huellas se pierden en aquella inmensidad.

Estamos bajando rumbo a la Laguna Grande

Una sorpresa nos espera.

 

La naturaleza se empeña en hacernos sentir pequeños e insignificantes.

 

Las Vicuñas, fauna protegida del lugar, vagan en grupos de cientos de ejemplares, que corren a la par de los vehículos, en una competencia imaginaria con los "invasores". Ellas son las dueñas del lugar, y como tales, las respetamos.

Ellas se quedarán despues que nosotros nos hayamos ido, satisfecha nuestra curiosidad.

Ellas se quedarán a convivir con el escaso oxígeno, el escaso alimento y el excesivo frio de aquel inhóspito lugar.

Estos animalitos merecen mi mas profundo respeto.

Mas habitantes de aquel agreste paraiso.
Aunque éstos son mas "piolas", cuando la cosa se pone muy fea, levantan vuelo e inician su migración.

 

Son los flamencos rosados, que igual pasan sus "peripecias", como ser tener que esperar por las mañanas que se descongelen las aguas y liberen sus patas del "cepo" que les imponen durante la noche.

Todo muy lindo, pero falta la "confluencia", la "Perla del Galán", "Colifalla" y la salida por el Salar del Hombre Muerto.

Continúa...     .


Página 2 Página 3

Ver fotos Satelitales del Cráter del Volcán Galán

VIAJEROS Menú Principal

Para dejarnos tu opinión o ver los Comentarios
de otros Visitantes,
por favor ingresa a nuestro
Libro de Visitas