"BOLIVIA"
Sta. Cruz de la Sierra, Tiawanaco, "El Camino de la Muerte" y Salar de Uyuni

Diario de viaje

Página 1: "Santa Cruz de la Sierra"

~

El viaje se realizó durante noviembre de 2002.
De pronto me percaté que "andaba caminando por las paredes" y eso se debía a que hacía ya unos cuantos meses que estaba "encerrado" sin ver el horizonte.
Lo charlé con Liliana, mi señora, y le sugerí que eligiera un destino para nuestras breves vacaciones (no disponíamos mas que de 12 días).
El Camino de la Muerte en Bolivia !!!  Me contestó inmediatamente.
-Lo vi en un documental y es fascinante- Agregó para convencerme (sin percatarse que yo YA estaba convencido)...

Allí mismo comencé la breve planificación. (Aprovechando el viaje quería conocer lo máximo posible de este país vecino y hermano).


Me propuse cuatro objetivos:

1) El llano selvático, caluroso y pantanoso de Santa Cruz de La Sierra.

2) Subir al Altiplano por Cochabamba hacia La Paz para visitar las ruinas de Tiahuanaco (restos de una antiquísima civilización preincaica -2000aC/1000dC- con ciclópeas construcciones de enormes rocas de hasta 130 toneladas finamente pulidas y encastradas, en las cercanías del lago Titicaca).

3) Desde La Paz atravesar la Cordillera Real (cerca del Huaina Potosí de 6882m) para bajar desde los 4666m del abra a los 1160m de la selva de Yungas, en las cercanías del Beni (aquel que explorara el Coronel Fawcett a principios del siglo pasado demarcando los límites entre Bolivia, Brasil y Perú).
Esa bajada es la que se conoce como "EL CAMINO DE LA MUERTE".
En solo 40 Km se descienden 3500 metros por una calzada de barro de sólo 4 mts de ancho, tallada en una pared acantilada y selvática, con precipicios de mas de 1000 metros, cuyo fondo es imposible divisar por la floresta y la permanente niebla que solo permite ver 10 o 15 metros adelante.
Allí hay que conducir por la izquierda, del lado del precipicio, dejando el lado de la montaña a los camiones que suben.
Si, hasta hace poco había un horario para bajar y otro para subir. Ahora, debido al intenso tránsito decidieron habilitar subida y bajada simultánea.
Si se encuentra un camión u otro vehículo de frente hay que recular en subida unos cientos de metros, cuidando que la rueda trasera no se vaya al precipicio, hasta un lugar donde la senda se ensanche y permita el cruce de dos vehículos.

4) El cuarto objetivo (ya que estaba en Bolivia) era conocer el SALAR DE UYUNI.
Es el salar mas extenso del mundo (250 KM de norte a sur por 150 Km de Oeste a Este). Un manto plano de sal (un mar interior reseco) de orillas cenagosas con solo 2 o 3 entradas/salidas difíciles de ubicar.
En su interior es muy fácil desorientarse ya que no se ven sus orillas y no existe ningún punto de referencia.
- Allí sí que voy a "navegar" con el GPS!! pensé antes de salir.
- Para colmo, como suele no haber aprovisionamiento de combustible en varios cientos de km a la redonda voy a depender exclusivamente de los bidones de reaprovisionamiento (Llevé 2 de 22 litros -400Km mas de autonomía-).
- Por las dudas, como ando solo y a Liliana no le gusta empujar, me voy a llevar el malacate manual que me armé con uno de esos que se usan para sacar las lanchas del agua.
- Un juego de cadenas para el barro, una estaca gigante, una eslinga de cable de acero de 6mm y dos "planchas" también "caseras".
- Dos auxilios (por las dudas) y algunas herramientas.


05 Nov.

La salida se nos complicó un poco.  Debíamos partir ese martes bien temprano por la mañana (mis obligaciones laborales no me permitían hacerlo antes), la intención era llegar en esa jornada hasta San Miguel de Tucumán (1260 Km) para pernoctar allí en la hostería del ACA (Automóvil Club Argentino).  Imponderables laborales de último momento me retuvieron en Buenos Aires hasta las 13:20, así que partimos con un considerable retraso.
Esa noche dormimos en una pequeña pensión al costado de la ruta, en Pinto, un pueblo en medio de la provincia de Santiago del Estero, a 800 Km de Buenos Aires.

06 Nov.

08:15 Salida de Pinto, luego de un frugal desayuno.
11:00 Ciudad capital de Santiago del Estero.
12:45 San Miguel de Tucumán. (Empobrecida, muchas "villas" y poquísimos vehículos circulando por la autopista de circunvalación.)
14:15 Rosario de la Frontera.
14:45 Metán (parada a almorzar).
15:45 Continuamos viaje. Luego General Güemes, donde nos detenemos por 20 minutos.
Pasamos mas tarde por General Mosconi, de noche. Damos una vuelta por la plaza (mucha gente) y continuamos camino para llegar...
21:00 Tartagal. Estábamos extenuados así que no buscamos demasiado y nos metemos en el primer hotelucho que encontramos. Una ducha y a dormir, mañana tendremos que cruzar la frontera.  Antes de dormirme estimo que saliendo a eso de las 8:15, a las 10:00 ya deberíamos estar en Yacuiba (primera población boliviana).
 

07 Nov.
 
09:00 Finalmente a esa hora partimos de Tartagal luego de desayunar opíparamente. (La noche anterior, a causa del cansancio que teníamos, no habíamos cenado y esa mañana estábamos "muertos" de hambre.)
09:45 Ya habíamos llegado a Salvador Maza (ex-Pocitos), última población argentina y pegada a Yacuiba (Bolivia).
Los trámites migratorios y aduaneros nos demoraron muchísimo mas de lo previsto.
Declaración de exportación temporaria del vehículo -con verificación de número de chasis y motor incluída - seguro con pago actualizado.  Declarar cada uno de los objetos de optica o electrónica que se sacan del pais y se ingresan a Bolivia indicando características y número de serie de c/u. Filmadora, GPS 1, GPS 2, prismáticos, celular, cámara fotográfica, teleobjetivos, gran angular, equipo de VHF, neumáticos colocados y auxilios, bla, bla, bla, bla,. Verifica el funcionaro aduanero si todo lo manifestado coincide con la realidad.
Migraciones: Documentos.
-Listo? Ya está todo?
Ahora aduana Boliviana:
- Necesito una fotocopia del formulario de exportación temporaria y de la cédula verde y anverso y reverso de c/u de los documentos de identidad de los que viajan...
- Pero... ¿Dónde saco las fotocopias?
- Por allí, por el pueblo hay varias casas que sacan fotocopias...
- Pero, la camioneta ya hizo la cola, ya está verificada y no la puedo mover...
- No importa, vaya caminando, son unas pocas cuadras.
Y allá me voy con ese sol calcinante de los mediodías tropicales a buscar las fotocopias, mientras, Liliana dentro de la camioneta estiraba sus brazos tratando de proteger ambos espejos retrovisores de la marea humana que conforman los "paseros" y "paseras" que con enormes bultos en sus espaldas vacían de bolsas de harina (o lo que sea) un semiremolque estacionado a 30 metros de la aduan argentina para cargar otro semirremolque estacionado 30 metros mas alla de la aduana boliviana. Debe ser el "contrabando hormiga" tolerado o permitido por una singular interpretación del denominado "régimen de frontera" por el cual se le permite pasar cierta cantidad de alimentos diariamente, de un lado a otro, a los que viven en ciudades fronterizas.
Pero cada uno de estos no pasa los 5 o 10 Kg permitidos por día o por semana, sino 50Kg en "cada viaje" y a juzgar por la velocidad y desesperación con la que pasan (rayando la camioneta de punta a punta), deben hacer unos cuantos "pases" por día. 
Lo mas sorprendente que ví fue a una colla (mujer) de no mas de un metro cincuenta de estatura, arqueada su espalda, llevando !una enorme heladera con freeser! último modelo, de Argentina hacia Bolivia .
Finalmente nos abren la barrera.
Ingresamos a Bolivia... pero no podemos avanzar, la calle principal de Yacuiba, esa que desemboca en el paso fronterizo, está "tapada" de semirremolques estacionados esperando sus cargas, hombres y mujeres arrastrando carritos con ruedas de bicicleta repletos de mercadería y "la marea humana" de los paseros cargando sus enormes bultos, la cabeza agachada y "dándole para adelante"...
Luego de unos 20 minutos avanzamos dos o tres cuadras esquivando obstáculos. De pronto, un policía nos dice:
-Les falta hacer migraciones en Bolivia.
-¿Y eso en dónde es?
- Allí en esa oficina, 50 metros mas atrás.
- Miro para atrás y una caravana de autos y camiones tocando bocina espera que yo avance. Pero no puedo avanzar sin hacer migraciones!!!
Al fin lo decido.
- Bajate acá Lila y andá para atrás con los documentos de los dos mientras yo veo si puedo meter el jeep en algún agujero mas adelante, antes que estos locos nos pasen por arriba.
Una cuadra mas adelante encuentro un hueco, frente al destacamento policial, me meto "de cabeza" y estaciono como puedo para dejar pasar a un camión de 40 toneladas que me venía "empujando" a bocinazo limpio. 
Se me acerca un policía a informarme que allí no puedo estacionar. Tengo que explicarle que no podré pasar la barrera que se encuentra a 50 metros, hasta que mi señora no complete los trámites migratorios. De mala gana me permite quedarme allí por unos minutos.
Al poco rato aparece Liliana arrastrada por "la marea humana"... 
- Me tenés que dar plata, hay que pagar 20 bolivianos. 
Se los doy y allí comienza su titánica tarea de avanzar, a contracorriente hasta la oficina de migraciones... 
12:00 Al fin pudimos dar una vuelta por la plaza de Yacuiba.

Para ese día tenía previsto avanzar unos 550 Km, hasta Santa Cruz de la Sierra, por caminos llanos según se desprendía de las fotografías satelitales bajadas de MrSid.
Lo que no sabía y nadie me informaba con certeza era si sería asfalto, ripio, tierra o barro lo que nos esperaba.  Pero, en fin,  500 Km pueden ser 5, 6 o 7 hs. A mas tardar a las 8 de la noche estaríamos en Santa Cruz de la Sierra. El termómetro marcaba 37 grados fuera de la camioneta y 42 adentro. (Uyy... me olvidé de declararlo en la aduana -al termómetro-).

La salida de Yacuiba se complica un poco, las indicaciones no son nada precisas... Después de avanzar por unas calles polvorientas y llenas de pozos (nos habían indicado que debíamos abandonar el asfalto) llegamos a una rotonda con un monumento, allí comienza la carretera a Santa Cruz de la Sierra. Por suerte lo que veo es asfalto, pero antes... una barrera cerrada. Me detengo a esperar que alguien se acerque y... nada... A unos metros veo dos o tres casillas de madera y adentro, protegiéndose del inclemente sol unas personas vestidos con uniforme militar de fajina o algo similar. Finalmente me decido y bajo.
- Buenas... ¿Hay que hacer algun trámite acá?
- Si. Primero vaya a la casilla de al lado a pagar peaje y luego a aquella otra para "caminos" (?).
Voy a la primer casilla y me piden 10 bolivianos para el peaje ($5 argentinos). Pienso... medio caro acá el peaje. Pregunto:
- Y ¿hasta dónde es válido este peaje?
- Hasta Villamontes.
- Ahh. Bien. ¿Y ahora?
- Ahora tiene que hacer "caminos" en aquella otra casilla.
Me dirijo a la otra casilla de madera distante unos metros y me encuentro dos personajes sentados frente a sendas mesitas en un ambiente de 2 metros por 2 metros, sumidos en el sopor de ese calor inaguantable del mediodía tropical. Uno parecía militar o algo así y tenía en su mesita una especie de libro de registros, el otro, civil, tenía también su propio libro de registro y un talonario. Me dirijo a el y me pide.
- Documentos, cédula verde, papel de migraciones y 5 bolivianos.
- ¿5 bolivianos? Pero si yo acabo de pagar el peaje...
- No importa. Esto es "caminos".
- ¿Y "caminos" no es lo mismo que peaje de caminos, rutas, carreteras o lo que sea?
- No señor. Es otra cosa, son cinco bolivianos. Me dice a la vez que me extiende la mano con un vale.
Pago los cinco bolivianos y me dirijo a la puerta de salida.
- Señor. Me permite los documentos. Me dice el vestido como militar.
- Pero ya se los mostré recien al señor.
- No importa. Me los tiene que mostrar a mí. Me dice extendiendo su mano abierta.
Toma nota en su propio libro de los mismos datos que anotó el civil y me dice:
- Son cinco bolivianos.
- ¿Como que cinco bolivianos? Si ya pagué "peaje" y "caminos" quince bolivianos.
- No importa esto es policia de caminos.
- ¿Usted me va a dar algún recibo por esto?
- Esteeee... bueno.... mire.... en realidad solo tengo recibos de 10 bolivianos... y no le voy a cobrar diez bolivianos... Me dice con cara de pseudo-complicidad.
Me doy cuenta que me está "currando" pero pago y me voy.  Liliana esperaba dentro de la camioneta al rayo del sol.
Por fin abren la barrera, después de haber pasado por otra "oficina" donde me sellaron los vales del peaje y de "caminos".
Ya ha pasado el mediodía y recién comenzamos nuestro tránsito por Bolivia.

Se me ocurre mirar un mapa y veo que Villamontes (donde se vence el peaje) queda solo a unos 90 Km de Yacuiba.  !!20 bolivianos ($10 argentinos por sólo 90 Km)!! Me parece que este viaje terminará a poco de comenzar. Por momentos intento consolarme pensando que $10 es un poco menos de tres dólares, no habría significado tanto cuando el peso estaba 1 a 1 con el dólar.

A eso de las 13:00 estábamos llegando a Villamontes. Repentinamente el pavimento antiguo pero en bastante buen estado se acaba frente a las barrancas de un río.  Miro a ambos lados y no veo ni puente carretero ni vado para cruzar ese río. Poco mas allá, las vías del FFCC lo atraviesan sobre un puente metálico reticulado.  Me quedo mirando y veo que desde la orilla contraria avanza un camión sobre el puente ferroviario.  Cuando termina de pasar me animo y me meto yo en dirección contraria.  La trocha de la LADA no coincidía con la del tren (1 m), una rueda debía ir entre los rieles y la otra pegada a la baranda. Los rieles tenían una protección interna con otros rieles cuyas puntas dobladas apuntaban hacia el centro de las vías. En dos oportunidades las cubiertas rozaron fuertemente contra esas salientes de metal y temí que se pudieran cortar los talones. Por suerte resistieron.
A la salida del puente tres casillas de madera y una barrera.  Me bajo y.... 10 bolivianos por cruzar el puente.
- ¿Cómo que diez bolivianos? Si yo ya pagué el peaje en Yacuiba.
- No, señor. Esto es por el puente.
- Pero si no es un puente carretero, es un puente del ferrocarril.
- Son diez bolivianos señor.
Ví que era inútil seguir discutiendo así que pagué y cuando estaba por irme el muchacho me dice:
- Tiene que ir a la casilla de enfrente.
Voy a la casilla de enfrente y me dicen:
- Son 5 bolivianos de peaje.
Y nuevamente.
- ¿Cómo que cinco bolivianos de peaje? Si yo ya pagué el peaje en Yacuiba.
- No, señor. Esto es el peaje municipal. Para pasar por el pueblo.
- Pero yo ya pagué el peaje de la ruta. ¿Que tengo que ver yo si la ruta pasa por el centro del pueblo?
- Son cinco bolivianos, señor.
Pagué y me estaba por ir cuando un milico me dice:
- Policía de caminos, señor. ¿Me permite los documentos del vehículo y su carnet de conducir?
- ¿No me diga que usted también me va a cobrar?
- Si señor, tiene que pagar dos bolivianos.
Me lo quería comer crudo.
- Recien hice 90 kilómetros por Bolivia y ya me sacaron 35 bolivianos!!!
Al final lo convencí y me ahorre DOS BOLIVIANOS!!!
Almorzamos en Villamontes, dos caldillos y una limonada de litro y medio por 8 bolivianos (4 pesos - 1,10 dólares) (???) 

A las 13:50 continuamos, el termómetro de la chata estacionada al sol, marcaba 47 grados...
El viento caliente hacía volar arena y tierra reseca. 

A las 15:01 pasamos por la entrada a Boyuibe. Pocos km mas adelante otro peaje. Esta vez eran 26 bolivianos (13 pesos), una barbaridad.

A los 15 Km ingresamos a un pueblito en una zona de serranías, es Camiri. A la entrada, una barrera y "peaje municipal" ya no me acuerdo si pagué o no pagué y si pagué ¿cuánto pagué?.
 
Lo peor fué que a la salida de Camiri, a unos veinte kms de haber pagado 26 bolivianos de peaje, SE ACABÓ EL ASFALTO, Mejor dicho, comenzó el "camino en construcción", que es peor que cualquier camino de tierra o ripio, porque se anda permanentemente por desvíos angostos, poceados, polvorientos, inundados y lentos, terriblemente lentos.
No es que uno le tenga "miedo" a los caminos de tierra, pero realmente veníamos con tanto atraso acumulado y tanto cansancio acumulado que soñábamos con llegar a Santa Cruz de la Sierra.
Eran casi las cuatro de la tarde y nos faltaban unos 300 Km.
En este camino en construcción, plagado de lentos camiones, maquinas de construcción y tan angosto que no podíamos sobrepasar a los vehículos que nos precedían y nos llenaban de tierra, no podíamos superar los 30k/h, por lo que si esto siguiera así nos faltaban 10 horas de viaje.
El intenso calor la humedad ambiente y la tierra suelta hacian la travesía por demás incómoda.

Pasamos varios pueblitos sin nombre a la vista otros como Lagunillas, Gutierrez, y repentinamente me doy cuenta que con el combustible que cargué en Pocitos (Salvador Maza - Arg.) no llegaré a Sta. Cruz. Los bidones debieron pasar la frontera vacíos. No se permite pasar combustible en bidones. Con el apuro me olvidé de cargar aunque sea uno en Yacuiba o mas adelante y ahora, en estos pueblitos no había surtidor. Me informan que en un almacén puede ser que una señora me venda algo de gasolina. Voy hacia allí y, por suerte me vende 20 litros. El consumo había aumentado, de tanto andar en 1ra, 2da y 3ra velocidad.

En una parte de ese rústico camino los camiones habían marcado una profunda huella, y al pasarla a velocidad, luego del tremendo golpe, siento una vibración muy fea en toda la carrocería cada vez que acelero, aún en vacío.  Bajo a revisar y veo que todo el espacio entre el diferencial delantero y el cárter del motor es una sola bola de tierra compactada. Por allí se transmitían las vibraciones del motor a la carrocería.  Pala lineman en mano, tuve que quitar la tierra y todo volvió a la normalidad.
!Que susto. No hay nada mas feo que sentir como que se rompió algo de la transmisión o del motor en el medio de la nada y encima, en otro país.

Pasamos por unos cuantos peajes mas en los que por suerte solo sellaban los tiquets de los dichosos 26 bolivianos que tan dolorosamente había oblado a la salida de Boyuibe.  En una de estas barreras (o "trancas" como les llaman ellos) le comento al guardia lo caro que me parecieron los peajes.
- Pero esos tiquets duran un mes.  Me dice.
- ¿Y de que me sirve que duren un mes si yo estoy circulando hoy y no voy a volver a pasar por esta carretera?
- Ahh, entonces usted tendría que haber sacado solo de ida, porque estos vales son para ida y vuelta...
Genial... !Que calentura!!! pagué el doble del peaje que debía pagar!!!

A las 8 de la noche arribamos a un pueblito llamado Abapó, pasamos la "tranca" paramos a comprar una gaseosa bién helada (seguía haciendo un calor considerable) y, sin que nada lo anuncie comenzó el asfalto.  Un cartel "Sta Cruz de la Sierra 120 Km" y una carretera completamente recta y plana. Le "metimos pata" y a las 21:00 estábamos en el ingreso a Santa Cruz.

Una larguísima avenida de mas de 8 Km con boulevard al medio iluminada "a giorno".
- Fijate si ves un hotel. En el primero mas o menos "como la gente" nos metemos.
A poco de andar, un lindo hotelito 3 estrellas con parque, piscina, zoo, habitación con aire acondicionado (hacía 35 grados) y Direct TV por módicos U$S 40. así, a secas, sin bolivianos, sin argentinos. Dólares 40.-  Había otras habitaciones, con ventilador por U$S 26, Nos creímos merecedores del "aire" despues del "calorón" y la tierra tragados durante la tarde, y despues de casi tres dias completos de marcha permanente.
 

 

!Que hermosa y reparadora ducha!

08 Nov.

Ayer lo decidí. El día libre que figuraba en los planes lo utilizaríamos hoy quedándonos en Santa Cruz de la Sierra a descansar para recuperar fuerzas.
Desayunamos con tutti, jamón, huevos, frutas, jugos, café con leche, tostadas, manteca, jaleas... Paseamos por el parque del hotel a la sombra de la frondosa floresta. Almorzamos. Paseo por el centro, pileta. Cena, mas descanso y a dormir. Mañana sigue el periplo.

Santa Cruz de la Sierra me decepcionó. No por lo que es, sino por lo que esperaba que fuera.
Esperaba una ciudad al pié de la sierra y donde comienza la selva.
En realidad es una ciudad grande y chata. Organizada en forma circular en base a avenidas radiales y otras tipo circunvalación llamadas "anillos". Comienza por el 1 y llegan al anillo 7 u 8 a varios kilómetros del centro.
La geografía del lugar es absolutamente plana y no se divisa ninguna montaña ni sierra en los 360 grados del horizonte.
La selva que imaginé no es tan frondosa (puede ser producto de la intervención humana) y es muy similar al paisaje del bosque chaqueño/formoseño de Argentina. En realidad Santa Cruz de la Sierra me hace acordar un poco a Resistencia o Formosa y sus alrrededores, solo que se nota que es una ciudad mas antigua.
En el microcentro se conservan todavía algunas construcciones coloniales con veredas con recovas y columnatas sobre los cordones de las calles. 

En noviembre, a las seis de la tarde todavía hace mucho calor como para disfrutar plenamente un paseo por el centro.
 

 


Vista satelital de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.
Nótense los "anillos" y las avenidas "radiales".

 

Maņana subiremos la cordillera rumbo a Cochabamba, La Paz y Tiawanaco... (Página 2)

 

Página 2 Página 3 Página 4
 
Menú Principal

Para dejarnos tu opinión o ver los Comentarios
de otros Visitantes,
por favor ingresa a nuestro
Libro de Visitas